Health Library Explorer
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listings Contact Us
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
Pulse una letra para ver la lista de procedimientos que comienzan con esa letra.
Pulse 'Al inicio' para volver al inicio de esta sección.

Ejercicios de cierre de la laringe

¿Qué son los ejercicios de cierre de la laringe?

Los ejercicios de cierre de la laringe pueden ayudarle a tragar (deglutir) mejor. Con la práctica, pueden ayudar a fortalecer los músculos de la laringe. Su laringe es la parte de su garganta que también se conoce como glotis.

Antes de tragar, usted mastica su comida hasta que esta llega a tener un tamaño, una forma y una consistencia adecuados. Cuando usted traga, este material pasa por su boca y una parte de su garganta que se llama faringe. Desde allí, la comida masticada pasa por un tubo largo que se llama esófago. Luego entra en su estómago y su tracto gastrointestinal.

Durante la respiración, el aire pasa de su boca y faringe hasta entrar en la laringe (hacia sus pulmones). Cuando traga, una tapa llamada epiglotis se mueve para impedir que cualquier trozo de alimento entre en su laringe y vaya a sus pulmones. Los músculos de la laringe empujan hacia arriba para ayudar a realizar este movimiento. También se cierran con firmeza durante la deglución. Eso evita que la comida entre en sus pulmones.

La deglución requiere una serie de acciones coordinadas que deben realizar los músculos en estas regiones. Sin embargo, a veces es posible que no funcionen correctamente. Eso puede provocar problemas para tragar. La debilidad muscular de estas zonas puede dificultar la deglución. Por ejemplo, es más probable que las partículas de comida lleguen a sus pulmones si los músculos que cierran su laringe están débiles. Los ejercicios de deglución pueden mejorar la fuerza, la movilidad y el control de estos músculos. Con el tiempo, es posible que le ayuden a volver a tragar normalmente.

Probablemente un fonoaudiólogo o logopeda (SLP, por sus siglas en inglés) le indique estos ejercicios para mejorar su deglución. Los ejercicios exactos dependerán de la razón por la que está teniendo problemas para tragar. Por ejemplo, es posible que tenga un problema cuando el alimento se encuentra en su faringe. Si es así, puede beneficiarse de trabajar los músculos en esa región. Específicamente, los ejercicios de cierre de la laringe pueden ayudar a mantener el alimento moviéndose normalmente a través de la faringe y hacia el esófago.

Puede hacerlos en la habitación del hospital o en casa. Generalmente usted podrá hacerlos sin ayuda. Sin embargo, también puede colaborar con usted un profesional de la salud para practicarlos.

¿Por qué podría necesitar ejercicios de cierre de la laringe?

Usted podría necesitar hacer ejercicios de cierre de la laringe si tiene problemas para tragar. La dificultad para tragar o deglutir adecuadamente se conoce como disfagia.

Y esta puede derivar en aspiración. Esto sucede cuando material de su estómago e intestinos entra en su tracto respiratorio. Esta es una situación seria que puede causar neumonía y otros problemas. Por esta razón, es necesario diagnosticar y tratar la disfagia lo antes posible.

Como parte de su plan de tratamiento, su proveedor de atención médica y SLP pueden prescribirle ejercicios de deglución. (Por lo general son adicionales a  otros tratamientos, como cambios en la dieta, medicamentos o cirugía). Con el tiempo, la práctica de estos ejercicios pueden fortalecer los músculos de la deglución. Podrá tragar (deglutir) mejor. Eso, a su vez, puede evitar la aspiración.

Existen distintas afecciones que pueden causar problemas para tragar. Por ejemplo:

  • Ataque cerebral

  • Problemas dentales graves

  • Afecciones que reducen la cantidad de saliva (como el síndrome de Sjogren)

  • Lesiones en la boca

  • Enfermedad de Parkinson u otros trastornos neurológicos

  • Distrofias musculares

  • Obstrucción en el esófago (por ejemplo, a causa de un tumor)

¿Cuáles son los riesgos de los ejercicios de cierre de la laringe?

Los ejercicios para tragar, tales como aquellos para la laringe, son muy seguros. Si siente dolor o molestias al hacerlos, interrúmpalos temporalmente. Infórmele a su proveedor de atención médica o terapeuta de inmediato No practique estos ejercicios a menos que se le hayan recetado.

¿Cómo me preparo para los ejercicios de cierre de la laringe?

Antes de comenzar estos ejercicios, puede que necesite cambiar su posición. De ser necesario, su logopeda le enseñará cómo hacerlo. (Por ejemplo, es posible que sea mejor si hace estos ejercicios fuera de la cama).

Es mejor eliminar las distracciones del ambiente. Apague la televisión. Haga los ejercicios en un momento que no tenga visitas. Podrá concentrarse totalmente y aprovecharlos al máximo. Puede hacer los ejercicios en cualquier momento que le resulte cómodo.

Su SLP puede decirle si hay algo más que necesite hacer antes de comenzar.

¿Qué ocurre durante los ejercicios de cierre de la laringe?

Su SLP puede mostrarle los ejercicios específicos que debe hacer y explicarle con qué frecuencia hacerlos. Por ejemplo, es posible que le pidan hacer los siguientes:

  • Haga una respiración profunda y retenga el aire. Siga reteniendo el aire mientras traga. Inmediatamente después de tragar, tosa. (Esto se llama deglución supraglótica). Repítalo varias veces.

  • Inhale y sostenga su respiración con fuerza. Haga fuerza (como si fuera a evacuar los intestinos). Sostenga la respiración y haga fuerza hacia abajo a medida que traga. (A esto se lo conoce como deglución súper supraglótica). Repítalo varias veces. No necesita usar alimentos ni líquidos para hacer ninguno de estos ejercicios. Este ejercicio debe hacerse con precaución y los pacientes con hipertensión arterial no controlada no debe hacerlo ya que hacer fuerza hacia abajo puede aumentar la presión arterial. 

  • Inspire. Siga reteniendo el aire mientras empuja hacia abajo. Mantenga por unos segundos y luego relaje. Repítalo varias veces.

  • Retenga el aire con fuerza. Coloque las dos manos debajo de su silla. Hale como si estuviera tratando de levantar su silla con usted arriba de esta. Suelte el aire y diga “ahh” mientras continúa halando. Relájese. Repítalo varias veces.

  • Retenga el aire con fuerza. Gire su cabeza a la izquierda o a la derecha. Suelte el aire y diga “ahh” mientras su cabeza está todavía girada. Relájese. Repítalo varias veces.

Todos estos ejercicios ayudan a cerrar la laringe. Eso puede mejorar su capacidad de deglución.

En la mayoría de los casos, usted practicará los ejercicios de cierre de la laringe junto con otros tipos de ejercicios de deglución. En ese caso, hágalos todas las veces en el mismo orden. No salte ningún ejercicio. Su equipo de atención médica planificará una serie de ejercicios que apunten específicamente al origen de su problema para tragar.

Su SLP puede darle instrucciones muy específicas sobre cómo realizar cada ejercicio y con qué frecuencia debe practicarlos. En muchos casos, tendrá que practicar sus ejercicios varias veces al día para su mayor beneficio.

¿Qué ocurre después de los ejercicios de cierre de la laringe?

Puede reanudar sus actividades normales inmediatamente después de la práctica de los ejercicios para la deglución.

Lleve un registro de la cantidad de veces que hace sus ejercicios de deglución. Esto le ayudará a recordar hacerlos según las indicaciones médicas. También le dará información valiosa sobre su progreso a su fonoaudiólogo. Anote qué ejercicios hizo y cuándo los hizo. Además tome nota de cualquier problema que haya tenido. Hable sobre esto con su fonoaudiólogo.

Su SLP y equipo médico vigilarán su progreso. Si es necesario, podrían cambiar su tratamiento de ejercicios. (Esta vigilancia puede incluir exámenes clínicos de deglución o estudios de diagnóstico por imágenes). Es posible que tarde algunas semanas en notar que está tragando mejor.

A medida que su capacidad de tragar mejora, su riesgo de aspiración puede reducirse. Es posible que su fonoaudiólogo modifique su dieta. También es probable que pueda volver a comer ciertos tipos de alimentos. Esto puede mejorar su ingesta nutricional, su salud general y su calidad de vida.

Continúe practicando todos sus ejercicios de deglución según las instrucciones de su fonoaudiólogo. Usted le sacará el mejor provecho si sigue el tratamiento indicado. Sus logros pueden ser menores si no hace bien los ejercicios. Para maximizar su probabilidad de un buen resultado, colabore estrechamente con todos los integrantes de su equipo de atención médica para lograr un tratamiento adecuado de su afección.

Próximos pasos

Antes de aceptar hacerse la prueba o el procedimiento, confirme si sabe lo siguiente:

  • El nombre de la prueba o del procedimiento.

  • La razón por la que le harán la prueba o el procedimiento.

  • Qué resultados esperar y qué significan.

  • Los riesgos y los beneficios de la prueba o el procedimiento.

  • Cuáles son los posibles efectos secundarios o las posibles complicaciones.

  • Cuándo y dónde se hará la prueba o el procedimiento.

  • Quién le hará la prueba o el procedimiento y qué títulos o diplomas tiene esa persona.

  • Qué sucedería si no se hace la prueba o el procedimiento.

  • Si existen pruebas o procedimientos alternativos para considerar.

  • Cuándo y cómo recibirá los resultados.

  • A quién llamar después de la prueba o procedimiento si tiene alguna pregunta o problema.

  • Cuánto tendrá que pagar por la prueba o el procedimiento.

Revisor médico: Jothi, Sumana MD
Revisor médico: Kolbus, Karin, RN, DNP, COHN-S
Última revisión: 10/1/2016
© 2000-2019 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.
Find a Doctor
Follow Us
About StayWell